Punto G masculino

Punto GTodas hemos pasado gran parte de nuestra vida descubriendo el punto G femenino: ¿Cómo encontrarlo, cómo estimular y cómo convertir el orgasmo femenino en una autentica explosión de sensaciones. La mayoría de los hombres están menos familiarizados con su propio punto P. Para muchos será una sorpresa descubrir que la próstata es, esencialmente, el equivalente masculino al punto G femenino y mucho más fácil de encontrar.

Somos conscientes de que, para algunos, la idea de explorar estas zonas erógenas pueden ser un tabú, pero si mantienes una menta abierta y sigues estos consejos podrás alcanzar los mejores orgasmos que jamás podrías imaginar.

Descubriendo tu punto P masculino

El primer paso en la estimulación del punto P masculino es siempre adoptar posiciones cómodas y relajadas. Previamente os recomendamos daros una buena ducha caliente ya que os ayudara a que estéis más a gusto y relajados antes de comenzar. Si deseas ir un paso más allá, los enemas son la mejor opción y puedes optar por añadirlos como paso previo a los juegos. Una vez que estés listo para la estimulación, hay diferentes métodos que pueden ser utilizados, aunque recomendamos que sean sencillos si es un principiante, un dedo será suficiente. En cualquier caso, debes tener lubricante apropiado para el juego anal.

El punto P masculino no es tan difícil de encontrar como el femenino, pero sí requiere un poco de paciencia. Túmbate con tu pareja en la cama de espaldas ya que esta es generalmente la posición más cómoda para su descubrimiento. Si sigues teniendo dificultades para alcanzar el perineo con esta posición puedes intentar levantar el trasero un poco más, deslizando una o dos almohadas debajo de su trasero.

Una vez que ya estéis en la posición más cómoda posible, empiezas a masajear suavemente el área alrededor del ano para relajarlo y excitarlo. La mayoría de los hombres disfrutan al tener el perineo estimulado. Lubrícate el dedo índice y suavemente vas introduciéndolo en el recto e inicias la exploración. Recordar que el hombre es quien debe estar relajado y debe de dejar a un lado las creencias o tabúes de que esto está mal.

Repite este movimiento varias veces, y ve aumentado la presión poco a poco. Cuando ya estéis lo suficientemente excitados puedes empezar con la excitación de la próstata , lo vas a reconocer como un pequeño abultamiento del tamaño de una castaña situado a unos cinco centímetros hacia el interior, debes mantener los movimientos lentos y suaves, con cuidado para relajar el esfínter durante el proceso.

Estimular el punto P

Descubrir que tipo de estimulación es la más adecuada llevará algo de tiempo y de experiencia para saber cual es la mejor.

Algunos hombres disfrutan de suaves movimientos de empuje, y algunos prefieren una presión intensa y constante sobre la misma próstata. También puede ser la mezcla de los dos pero la clave es que al final hayas conseguido un orgasmo placentero.

Los juguetes anales son una alternativa más para explorar este intenso placer. La gran variedad de productos existentes en el mercado hacen que sean muy fácil encontrar el más adecuado a vuestras preferencias.

Nuestras recomendaciones y los preferidos de nuestros clientes son: Bob, Bootie y Billy que incluye cinco intensidades de vibración.